Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Miércoles 18 de julio de 2018
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Biblioteca Publica Popular de  Patagones
Roberto Victor Ferrari
Carmen de Patagones - Argentina
criminólogo Social, documentalista y bibliotecario, creador y responsable de la biblioteca Popular Municipal de Patagones, también conocida como la biblioteca de las mascaras, pensada y soñada junto a mi compañera Marcela Rúgolo, creció como un espacio de encuentro, con mística un lugar para todos... empezamos con 47 libros y un cajón de manzanas, los que quedaron de una vieja biblioteca saqueada,solo pedí una casa prestada y me la terminaron donando en cuanto les conte del proyecto, asi... esta, una biblioteca del pueblo que genero otras bibliotecas y otros soñadores, un lugar, donde nuevos saqueadores no pudieron con la memoria....

Blvar. Arró y Alte. Brown
Carmen de Patagones 8504 (54) 02920 463333
Región Patagónica
bibliotecapatagones@gmail.com
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Enero 2018
ideas, valores y presunciones que los bibliotecarios tienen sobre sí mismos
Mostrar datos Abril 2015
Mostrar datos Enero 2015
Mostrar datos Agosto 2014
Mostrar datos Mayo 2014
Mostrar datos Noviembre 2013
Mostrar datos Octubre 2013
Mostrar datos Junio 2013
Mostrar datos Marzo 2013
Mostrar datos Febrero 2013
Mostrar datos Diciembre 2011
Mostrar datos Noviembre 2011
Mostrar datos Octubre 2011
Mostrar datos Septiembre 2011
Mostrar datos Julio 2011
Mostrar datos Mayo 2011
Mostrar datos Abril 2011
Mostrar datos Marzo 2011
Mostrar datos Febrero 2011
Mostrar datos Diciembre 2010
Mostrar datos Noviembre 2010
Mostrar datos Octubre 2010
Mostrar datos Septiembre 2010
Mostrar datos Agosto 2010
Mostrar datos Junio 2010
Mostrar datos Mayo 2010
Mostrar datos Marzo 2010
Mostrar datos Febrero 2010
Mostrar datos Noviembre 2009
Mostrar datos Octubre 2009
Mostrar datos Septiembre 2009
Mostrar datos Agosto 2009
Mostrar datos Mayo 2009
Mostrar datos Abril 2009
Mostrar datos Marzo 2009
Mostrar datos Febrero 2009
Mostrar datos Enero 2009
Mostrar datos Diciembre 2008
Mostrar datos Noviembre 2008
Mostrar datos Octubre 2008
Mostrar datos Septiembre 2008
Mostrar datos Agosto 2008
Mostrar datos Julio 2008
Mostrar datos Junio 2008
Mostrar datos Mayo 2008
Mostrar datos Febrero 2008
Escuchá Radio De Tango

Últimos comentarios de este Blog

23/06/15 | 18:46: pedro pellicer dice:
Soy un porteño que se maragatizò desde hace mas de 50 años. Excelente la publicacion sobre los negros y excente tambièn la creacion de la biblioteca. Espero visitarlos en mi proximo viaje. FELICITACONES- un abrazo.
28/11/14 | 17:13: Andión Cucci dice:
Señor Alcalde de la ciudad de Carmen de Patagones, señores funcionarios en general, hace días que estoy buscando el modo de hacerles llegar un mensaje que no es otra otra cosa que un halago. Un oriundo de allí,del Carmen, es el escritor que estoy leyendo cada día, es atrapante. No sé si lo han leído porque no observo que en este sitio web que la actividad literaria tenga cabida o harán los tratamientos culturales en otro sitio que no conozco. El escritor al que me refiero tiene un gran prestigio en casi todo el mundo y para Patagones, debe ser un orgullo que sea nativo de ese pueblo, porque es el mejor escritor en lengua española, de la actualidad, Ténganlo en cuenta: su pseudónimo es Escritor Ingel Lazaret. Saludos de Andión Cucci. Cádiz. España.
21/09/14 | 18:53: Claudia Prieto (blog alas poéticas) dice:
Muy bueno el texto. Felicitaciones por la biblioteca.
Vínculos
El secreto de la tercera puerta El secreto de la tercera puerta


En este primer libro -de una saga de cinco- se narra las aventuras de un jovencito, llamado Ferm&... Ampliar

Comprar$ 25.00

Escuchá Radio De Tango

Biblioteca Publica Popular de Patagones





Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

HAY COSAS QUE NO SE PERDONAN, ¡CARAMBA!, de Corina Balbi (De



HAY COSAS QUE NO SE PERDONAN, ¡CARAMBA!, de Corina Balbi      (De

Yo sé que no se puede hacer, pero Anaís lo hizo. Se sentó en el cajón, se
sacó el clavel blanco cuyo tallo se le incrustaba entre las palmas en rezo de las manos y miró su recién abandonado lecho de muerte.

-Qué lugar improcedente -dijo-. ¿Pero qué estoy haciendo aquí?

Se estaba examinando el sudario con que la habían vestido, ese sudario tan informe que le engrosaba la figura, cuando Malenita entró en la caliente pieza de velar a llanto puro y descubrió a Anaís, ya una pierna en el aire, descolgándola.

-Pero ¿se puede saber qué estás haciendo? -la increpó, a la vez que se secaba histéricamente los chorros de llanto que, hay que convenir, estaban ahora fuera de lugar.

-¡Los muertos no se levantan! -agregó con desprecio.

-¿De qué muerto hablará? -se preguntó Anaís, que no se lo preguntó a su hermana porque estaba ofendida a muerte con ella.

-¡Siempre la misma desordenada! -rezongó Malenita mientras se acercaba al cajón, metía en él la pierna de Anaís a puro prepo, empujaba el torso para abajo a la posición originaria, y volvía a encajar, esta vez con saña, el tallo hiriente del clavel entre las manos.

-¡Si te volvés a mover, te cierro! Ya va a venir la gente. Mirá qué papelón.

Anaís se quedó callada. Pero no por miedo a la amenaza sino porque ella, a esa, a la asesina, no le iba a hablar ni muerta.

Toda una historia la de Malenita y su "manía del orden". Como que fue ella quien mató a Anaís arrojándola por la escalera lo mismo que a una mota de polvo, con un plumero empeñoso e irritado. ¡Hay cosas que no se perdonan, caramba!

Así que Anaís se quedó ex profeso quietita en su cajón -callada e indiferente como cualquier muerto- y aprovechó su íntimo gesto de dignidad para darse el tiempo de mirarse por dentro. Era una novedad asomarse a lo íntrínseco -si se soslaya las esporádicas visitas al psicólogo o la excursión al túnel de la vagina con los ojos táctiles cuando era jovencita-. Pero lo que es mirarse para adentro, verse las venas abstemias, los intestinos muertos de hambre, el costurón de la ausencia del apéndice, los pulmones desinflados y tristes como testículos de viejo, el hígado, un pedazo de chocolate aireado y rancio y el corazón en total letargo, como de huelga, eso nunca.

-Qué raro. ¿Y por dónde funciono yo, entonces? -se preguntó confusa.

El tano Andreas entró al recinto con la queja de los zapatos nuevos y con la tos de cinco puros diarios, dos cajillas de negros y una pipa al levantarse y al acostarse. Carraspeó fuerte, escupió para el costado, se asomó al cajón como del pretil de la ventana al vacío, y sacándola a Anaís de su estado de gracia, dijo:

-Pobereta; tante bella, bella e finata... -mientras le instalaba la zarpa libidinosa sobre el seno.

Anaís -que de viva no lo podía ni ver, menos de muerta- se le sentó de golpe con una carcajada y el tano se fue al asma agónica al instante.

Fue cuando Malenita decretó suspensión del velorio por "insalubridad" y los dolientes se fueron yendo antes de entrar, desilusionados, sin paladear café y con un repertorio de chistes y de chismes postergados a otras celebraciones.

Cuando Malenita volvió a entrar, limpia de preocupaciones y de excusas, Anaís estaba experimentando con el alma y refulgiendo en auras de tonos iridiscentes.

-Los muertos no se divierten… ¡Se mueren! -sentenció Malenita mientras fumigaba con un atomizador en aerosol para insectos las estelas de los arcoiris que se desdibujaban en el aire.

Anaís no pudo con esta humillación y se aceptó de muerta.

Se metió enfunfurruñada y por propia voluntad en el cajón y empezó a esperar -de buena fe- el momento adecuado para la resurrección.

-Bueno, hijita, a morirse total -dijo por hábito y buen humor el hombre de las Pompas Fúnebres. Puso tapa al cajón y le dio salida al cementerio.

Cuando Anaís -que vio que la cosa venía en serio- empezó a golpear con puños y patadas hasta sacarle tonos augustos a la bonanza de la madera, el sepulturero, que adolecía de toda elemental solidaridad, dijo resentido:

-Pero quién te creés que sos, ¿Lázaro?

Y la tiró en el hoyo -limpito, limpito- que Malenita había barrido y sacudido unos minutos antes, porque si había algo de lo que a ella no la podían tildar, era de de desaseada.

 


Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Excelente Excelente - 7 votos  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
04/10/11 | 20:54: Corina Balbi dice:
Agradezco enormemente la publicación de este cuento que pertenece a un libro de cuentos breves -\"Los antojos de la parca\"-, y en especial a Roberto Ferrari que le encontró mérito para publicarlo en sus páginas.
yobalbi@gmail.com
 
30/03/10 | 10:57: Marisol Cabrera dice:
Excelente texto, una alegría encontrar esta Biblioteca Popular!
marioslcabrera9@gmail.com
 
Últimas entradas del mes
09/07 | 09:13 9 de julio de 1816 "nacimiento " de la Argentina su carta natal (curiosidad )
23/07 | 20:17 SEMINARIO DE INPROVISACIÓN Y ANALISIS MUSICAL en LA SALAMANDRA
22/07 | 22:16 Las Redes del Poder Michel Foucault
20/07 | 17:41 I Congreso Internacional de Literatura para Niños
20/07 | 17:31 II Encuentro de Mediadores de Lectura
19/07 | 01:34 Oportunidades para los profesionales de la información
18/07 | 18:37 VI Semana Nacional de la Ciencia y la Tecnología
18/07 | 13:48 19º Feria del Libro Infantil y Juvenil Buenos Aires
10/07 | 16:58 Producir conocimiento para mejorar la Escuela Secundaria SUTEBA
09/07 | 23:31 Escuela de Arte Alcides Biagetti
04/07 | 20:14 9 de Julio de 1816
04/07 | 19:59 Maria Eva Duarte de Perón
04/07 | 19:47 Mariano Moreno


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2018- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS