Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Lunes 22 de octubre de 2018
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Biblioteca Publica Popular de  Patagones
Roberto Victor Ferrari
Carmen de Patagones - Argentina
criminólogo Social, documentalista y bibliotecario, creador y responsable de la biblioteca Popular Municipal de Patagones, también conocida como la biblioteca de las mascaras, pensada y soñada junto a mi compañera Marcela Rúgolo, creció como un espacio de encuentro, con mística un lugar para todos... empezamos con 47 libros y un cajón de manzanas, los que quedaron de una vieja biblioteca saqueada,solo pedí una casa prestada y me la terminaron donando en cuanto les conte del proyecto, asi... esta, una biblioteca del pueblo que genero otras bibliotecas y otros soñadores, un lugar, donde nuevos saqueadores no pudieron con la memoria....

Blvar. Arró y Alte. Brown
Carmen de Patagones 8504 (54) 02920 463333
Región Patagónica
Argentina
bibliotecapatagones@gmail.com
movil 02920 15601886
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Septiembre 2018
Anarquistas y socialistas en los orígenes del movimiento obrero argentino
Mostrar datos Enero 2018
Mostrar datos Abril 2015
Mostrar datos Enero 2015
Mostrar datos Agosto 2014
Mostrar datos Mayo 2014
Mostrar datos Noviembre 2013
Mostrar datos Octubre 2013
Mostrar datos Junio 2013
Mostrar datos Marzo 2013
Mostrar datos Febrero 2013
Mostrar datos Diciembre 2011
Mostrar datos Noviembre 2011
Mostrar datos Octubre 2011
Mostrar datos Septiembre 2011
Mostrar datos Julio 2011
Mostrar datos Mayo 2011
Mostrar datos Abril 2011
Mostrar datos Marzo 2011
Mostrar datos Febrero 2011
Mostrar datos Diciembre 2010
Mostrar datos Noviembre 2010
Mostrar datos Octubre 2010
Mostrar datos Septiembre 2010
Mostrar datos Agosto 2010
Mostrar datos Junio 2010
Mostrar datos Mayo 2010
Mostrar datos Marzo 2010
Mostrar datos Febrero 2010
Mostrar datos Noviembre 2009
Mostrar datos Octubre 2009
Mostrar datos Septiembre 2009
Mostrar datos Agosto 2009
Mostrar datos Mayo 2009
Mostrar datos Abril 2009
Mostrar datos Marzo 2009
Mostrar datos Febrero 2009
Mostrar datos Enero 2009
Mostrar datos Diciembre 2008
Mostrar datos Noviembre 2008
Mostrar datos Octubre 2008
Mostrar datos Septiembre 2008
Mostrar datos Agosto 2008
Mostrar datos Julio 2008
Mostrar datos Junio 2008
Mostrar datos Mayo 2008
Mostrar datos Febrero 2008
Entrá a Radio La Quebrada

Últimos comentarios de este Blog

23/06/15 | 18:46: pedro pellicer dice:
Soy un porteño que se maragatizò desde hace mas de 50 años. Excelente la publicacion sobre los negros y excente tambièn la creacion de la biblioteca. Espero visitarlos en mi proximo viaje. FELICITACONES- un abrazo.
28/11/14 | 17:13: Andión Cucci dice:
Señor Alcalde de la ciudad de Carmen de Patagones, señores funcionarios en general, hace días que estoy buscando el modo de hacerles llegar un mensaje que no es otra otra cosa que un halago. Un oriundo de allí,del Carmen, es el escritor que estoy leyendo cada día, es atrapante. No sé si lo han leído porque no observo que en este sitio web que la actividad literaria tenga cabida o harán los tratamientos culturales en otro sitio que no conozco. El escritor al que me refiero tiene un gran prestigio en casi todo el mundo y para Patagones, debe ser un orgullo que sea nativo de ese pueblo, porque es el mejor escritor en lengua española, de la actualidad, Ténganlo en cuenta: su pseudónimo es Escritor Ingel Lazaret. Saludos de Andión Cucci. Cádiz. España.
21/09/14 | 18:53: Claudia Prieto (blog alas poéticas) dice:
Muy bueno el texto. Felicitaciones por la biblioteca.
Vínculos
Onetti. Perfil de un solitario Onetti. Perfil de un solitario


El 1º de julio de 2009 se cumplieron 100 años del nacimiento de Juan Carlos Onetti. S... Ampliar

Comprar$ 35.00

Entrá a Radio La Quebrada

Biblioteca Publica Popular de Patagones





Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

Carmen de Patagones y la invasión brasileña. -7 de marzo de 1827-



Carmen de Patagones y la invasión brasileña.   -7 de marzo de 1827-

 

CAUSAS:

A lo largo de los años, Portugal y España lucharon con el fin de apoderarse de la Banda Oriental, lo que es hoy la República Oriental del Uruguay, aunque la conquista originaria fue realizada por españoles. Brasil y Argentina, en este sentido, reemplazaron a las naciones europeas, continuando la disputa.

El Imperio brasileño se apropió del territorio de la banda oriental en el año 1817. Argentina atravesaba una complicada etapa, por lo que no intentó disputarlo. Pero en 1825, el Congreso de la Florida del 25 de agosto, reintegró el territorio oriental a las Provincias Unidas y le exigió a Argentina aceptar esto e intervenir en el asunto. Debido a esto, el 10 de diciembre, Pedro I le declaró la guerra a la Argentina.

El Imperio brasileño contaba con ochenta naves de guerra y era una potencia marítima. Argentina, por el contrario, tenía algunos pocos lanchones, que forman su armada nacional.

Argentina, para equilibrar esto, entrega patentes de corso, lo que implicaba agregar naves y hombres a la fuerza naval para que acechen el tráfico brasileño, pero con la obligación de que acaten las leyes de la guerra y que sometan las embarcaciones tomadas al control del Tribunal de Presas.

La flota brasileña bloquea el puerto de Buenos Aires. Por esto los corsarios tienen que buscar como refugio otro puerto para desembarcar los presidiarios y el botín de guerra, para descansar y para abastecerse de comestibles. A pesar de la lejanía con Buenos Aires, los corsarios optan por el puerto del Carmen, que era el único que había en la costa este. En Patagones circula el oro y hay muchos productos, como alimentos, muebles, vinos, telas, etc.

La guerra afectó la economía del Imperio y este decidió mandar una escuadra a Carmen de Patagones para destruir la población, ya que querían negarle a los corsarios el lugar que habían optado para refugiarse.

DESARROLLO:

La escuadra imperial contaba con cuatro naves muy bien preparadas. 613 eran los hombres que venían en ellas, de los cuales 250, no eran brasileños. El comandante de la expedición era el Capitán de fragata James Shepherd, de nacionalidad inglesa, y el segundo, de la misma nacionalidad que el primero, era el Capitán Guillermo Eyre.

El comandante del fuerte del Carmen era el coronel Martín Lacarra. Este, al enterarse de las intensiones del Imperio respecto a Patagones, pidió ayuda al Gobierno Central, puesto que 44 eran los hombres con los que contaba y 9 los cañones. Esto sumado a las pocas armas que tenía el pueblo, que además, no llegaba a contar 600 habitantes. Ni el comandante confiaba en el pueblo que debía conducir, ya que no veía interés y sí indiferencia respecto al conflicto con Brasil. Es que la población maragata aún mantenía sentimientos ligados a España.

Lacarra prepara el Cerro de la caballada, que se encuentra a 1 kilómetro de la población, y El cerro Pepe Rial, ubicado a 3 leguas y media río abajo. Fortalece también la entrada del río construyendo una batería, que dominará la barra.

En mayo de 1826, vienen a Patagones el Coronel Felipe Pereyra y un par de oficiales subalternos para reorganizar, disciplinar y subordinar la escuadra maragata. Llegan también un centenar de negros para la infantería, un cabo y seis soldados de artillería.

Pero tampoco era suficiente. La ayuda prestada por el gobierno no alcanza para enfrentar un ataque extranjero. Son inútiles los nuevos pedidos de auxilio, ya que el general Isaías García Enciso sostiene que es más importante que se agrupen fuerzas en la lucha en la Banda Oriental y en Brasil. A partir de entonces el Gobierno Central se dedicó solo a sugerir: pedir ayuda a los indios, comprar pólvora a los corsarios, etc.

Patagones tiene 144 hombres de infantería, un escuadrón de caballería (formado por 80 vecinos y 20 gauchos de las pampas bonaerenses)un piquete de artillería y con cerca de 200 corsarios.

El 25 de febrero de 1827 es vista una goleta en extraños y sospechosos movimientos frente a la barra. Lacarra nombra como observador al subteniente Sebastián Olivera, que era ayudante de la fortaleza.

Un día más tarde, la El Imperio había planeado un viaje a Patagones antes de declarada la guerra, con otro objetivo, en el comienzo, que no era acabar con el refugio de los corsarios.

nave, en la que flamea una bandera norteamericana, no es vista; pero aparece el 27 de febrero, ahora acompañada por un par de corbetas y un bergantín. Las embarcaciones tratan de atravesar la barra, pero por mal tiempo deben retroceder, y esperar que éste mejore.

Lacarra pone en movimiento la totalidad de su fuerza y ordena al coronel Pereyra se instale en la embocadura y se sitúe en la batería con su infantería armada. También se adelantan otros capitanes corsarios, tales como Harris y Soulin. Los médanos costeros, ante la amenaza de que los rivales desciendan de sus naves, son ocupados por la caballería miliciana.

El comandante Lacarra, el personal subalterno y otros se quedan en Patagones, con el fin de defender la población. Esta población, que usaba gorros rojos y vestimenta de miliciano, estaba provista de palos, piedras y algunas armas. Querían aparentar una poderosa tropa, preparada para defenderse.

La mañana del 28 de febrero, la flota imperial merodea la boca del río y presenta los colores celeste y blanco para engañar a los maragatos. Primero ingresa el bergantín Escudeira, al que se le dispara, en un principio, un tiro de advertencia, pero como no se detiene, sigue sufriendo impactos por parte de la artillería criolla. La defensa maragata sufre la baja de un oficial corsario y de dos negros de infantería.

Ingresa luego otra embarcación, la corbeta Itaparica. Esta ataca al grupo defensor. Una vez ingresadas las dos naves fijan su bandera, mientras que otras dos no traspasan la barra.

La batería seguía combatiendo; pero cuando no les quedaban ni provisiones ni pólvora, el coronel Pereyra ordena a sus hombres retirarse. Pero los negros no llevan a cabo la orden y no quieren dejar la batería, por lo que el coronel se saca el cinto y a latigazos los obligar a dejarla.

En los primeros días de marzo llegaron algunos refuerzos, como voluntarios, entre los cuales estaban los gauchos de Molina. Los nueve cañones son sustituidos por otros, los de la corbeta de Chacabuco.

Para no perder de vista a las fuerzas imperiales y por orden de la Comandancia, la noche del 1º de marzo el coronel Pereyra con infantes y un sector de la caballería parten a la estancia de José Rial, a tres millas y media río abajo. Un día mas tarde, avanza, mas que Pereyra, el alférez Melchor Gutiérrez y doce gauchos. Quieren observar la región de la embocadura, donde se hallan las naves invasoras.

Gutiérrez y el grupo que lo acompañaba dan aviso al fuerte que la batería ardía y que había en los alrededores 200 brasileños. También informan que la corbeta Itaparica estaba varada.

Los jefes militares entienden por éste el momento apropiado para armar cuatro naves y luchar. Pero les llega la noticia de que la nave se había salvado. Deciden entonces esperar en la fortaleza la iniciativa de los invasores.

El 3 de marzo se hunde la Duquesa de Goyaz, una de las naves que no había pasado la barra. Esto sucede ya que un fuerte viento del sudeste había alterado el oleaje. Se ahogan 39 hombres. La goleta Constancia, que se encontraba a poca distancia salva algunas víctimas y entra al río el 4 de marzo. Pero, según García Enciso, la nave se encontraba muy cargada de hombres y desembarca algunos en la margen sur del río para que los soldados suban a los otros dos buques. Son corridos por un grupo criollo, deben dejar los botes y parte de sus mochilas y se amparan en los cañones de la corbeta.

Un día después, el 5 de marzo, la Itaparica se encuentra semivarada, la Constancia y el Escudeira se dirigen río arriba, llegando a la estancia de José Rial. De allí extraen comestibles y aves de corral. No hay lucha, por lo que seguramente ya no se encontraba el coronel Pereyra. La población está nerviosa y atenta a la situación que no parece definirse.

Ya era el 6 de marzo. Raramente los brasileños no actúan. La margen sur es el lugar que eligen para desembarcar una partida y piden carne fresca a un grupo explorador criollo, pero don Fernando Alfaro, el Juez de Paz, no acepta brindarle lo que piden. Mientras, en la Fortaleza se analizan los modos de ataque. Los militares y los marinos, casi en su totalidad, deciden iniciar el ataque en la posición que ocupan los invasores.

Se le ordena al práctico White que se dirija por tierra a la boca del río para observar las naves imperiales y ver si pueden los barcos republicanos acercarse a aquel lugar sin temor a varar y si es posible que operen juntos. Llega con la seguridad de que es imposible combatirlos con mas de un barco. Bynon quiere asegurarse él mismo de esto, por lo que parte con la compañía de White y otro inteligente. Vuelve con la plena seguridad de triunfar exitosamente llevando a cabo el plan proyectado.

Las naves parten entonces en busca de los brasileños. La sumaca Bella Flor capitanea, a las órdenes de Bynon; la siguen el Oriental Argentino, con Dautant; la Emperatriz, con Harris y la Chiquina, con Soulin.

La infantería de Pereyra embarca en la escuadra corsaria. La caballería se dirige por la margen izquierda para apoyar a las naves.

Pero llega la novedad del desembarco brasileño. Dos centinelas comunican esto a caballería, que a partir de esa tarde estaba a las órdenes de Sebastián Olivera. No era más que un grupo invasor que había desembarcado con la intensión de explorar.

Los jefes militares determinan, debido a la situación, esperar el ataque de los invasores, que deciden iniciar el combate.

La escuadra corsaria se ubica al pie del Cerro de la Caballada. La infantería es destinada a la Fortaleza y algunos soldados a encargarse de los cañones. La caballería se ubica a una legua de El Carmen, en Laguna Grande.

El 7 de marzo de 1827 a la madrugada los brasileños desembarcan 400 infantes armados y establecen la columna expedicionaria. Se hallan a cuatro leguas y media aproximadamente de El Carmen. Debido al mal tiempo, el ataque se inicia por tierra. Un baqueano negro dirige la columna. Él conocía la región ya que había formado parte de una presa del corsario Fourmantin.

Los brasileños se pierden en el monte, no siguen el camino costero. Pero luego de caminar cerca de 4 horas, encuentran el camino. Llegan al Cerro de la Caballada a las 6:30 de la mañana.

Los invasores ven desde el barranco que en el río hay cuatro naves. En las murallas del fuerte del otro cerro, están los negros de infantería, sumadas las mujeres, los viejos y los niños.

Shepherd parece ordenarle a sus hombres que se retiren para llegar a sus naves intentando ampararse y protegerlas. En ese momento llega Olivera y su caballería desde Laguna Grande para insertarse entre los invasores y la Fortaleza. Allí muere el capitán Shepherd, fruto de un impacto de bala.

Olivera inicia un ataque de caballería y enciende el campo. Los infantes, con la moral por el suelo, retroceden para encontrar sus naves. Comienza la persecución.

Bynon dispone navegar aguas abajo, hacia donde se ocultaban los veleros invasores. Olivera permanece todo el día en la persecución. Al atardecer un explorador avisa la rendición del escuadrón imperial. Concluye la marcha y se oyen tres ¡Viva la Patria!

Fernando Alfaro es el elegido por Olivera para exigir la rendición de los infantes y dar aviso de la noticia. El capitán Eyre, que reemplazaba a Shepherd, confirma que hará entrega de las armas si se le asegura que la totalidad de las naves están rendidas. Olivera entonces manda a Alvarez a la costa para asegurar la noticia. Pero, con o sin una rendición total, el capitán brasileño decide entregarse.

De esta forma, 306 hombres y 13 oficiales entregan sus armas. Los derrotados caminan hacia la costa. Bajan de la planicie donde comienzan acantilados altos de arenisca, en el lugar denominado Barranca de los Loros.

La noticia llega a la población a través de un joven, Marcelino Crespo, el Mensajero de la Victoria.

Pero aún quedan fuerzas invasoras sin rendirse. Las dos naves brasileñas tomadas, el bergantín y la goleta, son tripuladas ahora por republicanos. Estas son incorporadas a las tres vencedoras (una ha quedado varada). La corbeta Itaparica permanece, y las cinco naves republicanas, con la bandera albiceleste, van en busca de ella.

Bynon y sus hombres se acercan a la corbeta. El comandante de la nave ordena abrir fuego, pero no es obedecido, por lo que se rinde. El oficial Juan Bautista Thorne es el primero en tocar la cubierta imperial. Se dirige al mástil y baja la bandera.

Esta es una de las banderas imperiales que aún se encuentran en la Iglesia Parroquial de Patagones.

 

CONSECUENCIAS:

Patagones salió victorioso, a pesar de la escasez y la pobreza de medios. Con esa victoria se fortificó la soberanía de la Nación en el sur argentino. El Gobierno Central y el pueblo argentino comprendieron que el sur era parte de la Nación.

A partir de aquí Carmen de Patagones dejó de tener ese sentimiento que aún lo ligaba a España y se incorpora al sentir nacional. Los maragatos se sienten argentinos.

 

Elaborado en base al trabajo de Emma Nozzi:

  "Carmen de Patagones y la invasión brasileña. 1827-7 de marzo-1977-"


Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Excelente Excelente - 2 votos  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
Últimas entradas del mes
16/10 | 19:14 Premio Alfaguara de novela 2014
20/10 | 10:32 Rodolfo Walsh, la letra militante de sueños
07/10 | 16:17 SUTEBA Patagones presentaciones del historiador MARCELO VALKO
03/10 | 15:39 SOMBRERO ENLUTADO
25/10 | 16:43 III Premio “Las Redes de la Memoria 2009” 30 de noviembre de 2009
31/10 | 13:00 El Discurso y las Ejecuciones - agencia de Noticias Pelota de Trapo
29/10 | 23:33 9º Concurso Internacional de Poesia y Cuento Breve
29/10 | 21:38 IV Concurso Literario Regional de Derechos Humanos
29/10 | 21:25 SUTEBA PATAGONES - Muestra Itinerante Memoria, Identidad y Justicia
15/10 | 21:40 IMAGINATE - John Lennon
15/10 | 21:31 la prof. Mercedes Arizcuren y sus alumnos de la Escuela de Arte Alcides Biaggetti , exponen...
11/10 | 16:28 11 de octubre, el último día de libertad de América...


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2018- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS